ADMINISTRACIÓN POR OBJETIVOS (A.P.O.)

ADMINISTRACIÓN POR OBJETIVOS (A.P.O.)

23 julio, 2019 1 By Ensambledeideas

La APO es un desdoblamiento de la Teoría Neoclásica. Nace por la necesidad que tenían las empresas de la época de evaluar y controlar el desempeño de las distintas áreas empresariales, en un principio desde el punto de vista financiero, extendiéndose en poco tiempo al resto de los sectores. Fue un modelo muy aceptado y difundido gracias a su pragmatismo (fácil de llevarlo de la teoría a la práctica. Su creador fue Peter Drucker en el año 1954. 

La APO es una técnica de dirección empresarial cuya finalidad es alcanzar resultados propuestos tanto a corto plazo (un año máximo), como así también a mediano y largo plazo (cinco y diez años respectivamente).

Es importante que para la fijación de dichos objetivos  todos los involucrados definan cuáles serán sus áreas de responsabilidad con respecto al cumplimiento de los mismos, midiendo el  aporte que generan al éxito global de la empresa.  La APO entonces permitirá estudiar el desempeño tanto de áreas determinadas, como de los trabajadores de manera objetiva comparando los resultados esperados con los alcanzados.

Algunas de las principales características de ésta teoría son:

  • Se fijan objetivos entre todos los involucrados (superiores y ejecutivos).
  • Permite definir objetivos departamentales, como así para los distintos cargos dentro de los mismos.
  • Los objetivos propuestos se pueden interrelacionar entre los distintos departamentos.
  • Para poder alcanzar los objetivos se crean planes tácticos y estratégicos.
  • Dichos planes serán controlados continuamente pudiendo hacerse cambios en caso de ser necesario.
  • Los niveles directivos participan activamente.

Los objetivos son una de las características principales dentro de una organización (existen otras que se pueden ver en el siguiente link: ¿qué es una organización?). Los mismos pueden definirse como metas que se proponen las empresas con una finalidad específica y determinada, siendo una guía importante que fija el rumbo a seguir para todas las áreas y participantes de la organización.  Para que los resultados finales sean óptimos lo ideal es tener en cuenta las siguientes reglas a la hora de establecerlos:

Los objetivos deben ser:

  1. Específicos y claros: Que todos los implicados los comprendan sin mayores inconvenientes.
  2. Comunicados a todos los involucrados: Es vital que se les trasmita la información a todos los participantes, si no se les comunica ¿cómo sabrán qué tienen que hacer?
  3. Medibles (cuantificables): Para evitar dualidad de criterios. Mucho, poco, algo más, etc., no son pautas claras y dependerá del criterio de cada uno para determinarlos (para un empleado mucho puede ser 10 unidades más y para el jefe muchos serán 20), en cambio sí se determina una cantidad (cuantificable), es una pauta clara e inequívoca, si al empleado le digo tienes que vender 20 unidades más y vendió 19 no cumplió con el objetivo y si vende 20 o más si lo hizo, y no hay lugar a dudas acerca su cumplimiento.
  4. Realistas: Los objetivos propuestos deben tener un cierto grado de complejidad, pero que no sean imposibles. Si son muy fáciles no habrá motivación ya que sin esfuerzo se logrará y si son muy difíciles tampoco habrá motivación por qué ya se sabrá que por más que quiera y más esfuerzo que se realice no se podrá cumplir.
  5. Realizables: A la hora de fijar los objetivos habrá que tener en cuenta que se cuenten con todos los recursos necesarios para cumplirlos.
  6. Limitados en tiempo: El cumplimiento de los objetivos no debe ser infinito, habrá que ponerles fechas límites. 
  7. Definirse en áreas de mayor relevancia: Para cumplir los objetivos globales de la empresa habrá que determinar qué áreas de las empresas estarán mayormente involucradas y centrar la fijación de objetivos allí.
  8. Que estén íntimamente relacionados a la misión y visión de la empresa: Es fundamental la alineación entre éstos tres aspectos (misión – visión – objetivos) misión y visión.

¿Por qué son  importantes los objetivos dentro de una empresa?

  1. Porque orientan a todos los participantes un propósito en común.
  2. Permite estudiar mejor, en términos de efectividad los logros empresariales.
  3. Hace más previsible el futuro, disminuyendo la incertidumbre.
  4. Ayudan a usar con mayor eficiencia los recursos con los que se cuentan.
  5. Provocan el trabajo en equipo ya que todos aportarán para el logro del objetivo propuesto.

PLANES TÁCTICOS – ESTRATÉGICOS

Una vez seleccionados y asignados los objetivos globales de la empresa, la siguiente etapa es determinar cómo se lograrán, y para ello es imprescindible aplicar planes tácticos y estratégicos a medida. En el link Planeamiento táctico y planeamiento estratégico se estudia con mayor detalle el tema y la diferencia que existen entre ambos.

(Visitado 208 veces, 1 visitas en el día de hoy.)