Epistemología e Historia de la Ciencia / El método científico

Epistemología e Historia de la Ciencia / El método científico

26 febrero, 2017 0 By Ensambledeideas

 
Se puede describir simplemente a la epistemología como “la filosofía de la ciencia”. Analizando etimológicamente la palabra, es fácil ver que deriva del griego episteme (ἐπιστήμη), que significa “conocimiento”, y logos (λόγος), “estudio”. Es decir, la epistemología es la rama de la filosofía cuyo objeto de estudio es el conocimiento. Esta rama de la filosofía, como teoría del conocimiento, pone su interés en estudiar ciertas problemáticas –tales como las circunstancias históricas y psico-sociales que llevan a responder preguntas tales como “¿de dónde se obtiene el conocimiento?”­–, definiciones precisas y claras de conceptos usuales dentro de su campo de estudio –como el significado de la verdad, la realidad, la objetividad y la justificación–, entre otras cuestiones.

El presente informe va dirigido a esta rama de la filosofía en particular, por lo que girará en torno a su historia, su presente y futuro como disciplina, sus mayores pensadores, el análisis arduamente hecho a lo largo de los años en cuanto a los temas que contempla, etc., con el fin de manifestar la relevancia de los conocimientos y estudios que presenta, dentro del marco planteado por la materia “Epistemología e Historia de la Ciencia”, del Profesorado de Tercer Ciclo de la EGB y la educación POLIMODAL en Física.
Los comienzos de la epistemología radican en el Renacimiento. La observación, la experimentación y el análisis de la realidad en la vida cotidiana, en la experiencia humana, dio origen, sin dudas, al conocimiento científico. Es importante en este punto mencionar la conformación del “Círculo de Viena”, un grupo de epistemólogos, sólo algunos de ellos profesionales, que se reunían con el fin de intercambiar ideas. A este círculo pertenecían matemáticos, filósofos, historiadores, científicos sociales y científicos naturales. Uno de los filósofos y teóricos de la ciencia más estudiados y conocidos en años anteriores al presente curso, Karl Raimund Popper (1902-1994), estuvo muy relacionado con este Círculo, cuya actividad fue breve pero muy influyente para la epistemología posterior.

El Círculo de Viena cambió el modo de pensar la filosofía, sin embargo, tenía un defecto: se encontraba subyugada a la tradición empirista e inductivista de pensadores anteriores, nada compatible con la epistemología realista que caracteriza al enfoque científico. La filosofía lingüística fue quien “suprimió del mapa” al Círculo del Viena, el cual culminó cuando Austria se anexó a Alemania.

Guillermo Boido en su Noticias del Planeta Tierra. Galileo Galilei y la revolución científica (Editorial A-Z) explica por qué para ciertos filósofos (como Carnap o Nagel), las consideraciones históricas poco importan en su indagación sobre qué es la ciencia. Expone: “coincidiendo con una afirmación de la historiografía whig, atribuyen a la ciencia una existencia objetiva en todo período histórico, y a sí mismos la tarea de caracterizarla conceptualmente.” Es importante recordar aquí que la historiografía whig es aquélla que considera que los desaciertos han sido debidos a la ceguera individual, o a la obstinación y demás errores en relación con la ciencia. La historia resultante es un relato que nace de las asunciones y culmina en las conclusiones. La historiografía de tipo whig implica la pérdida de lo esencial de los relatos históricos. Al redactarlos, deben tener suficiente extensión y calidad en la escritura, con el objetivo de que permitan captar la textura del período analizado. La comprensión histórica real no se logra a través de la subordinación del pasado al presente, sino haciendo que el pasado sea el presente y analizando los hechos como si se estudiaran en otro siglo diferente al que transcurre.

Es por ello que, a continuación, Boido decide ahondar en los temas relacionados con las revoluciones científicas. Dicho autor diferencia: “Como dice Cohen, definir qué es una revolución científica es tarea de filósofos, pero el historiador puede determinar si, en cierto momento del pasado, se ha producido o no una revolución aunque carezca de tal definición. Los historiadores pretenden, más bien, analizar las etapas del desarrollo, las pruebas de existencia y la transformación de ideas que caracterizan a los episodios que, por concenso, han sido considerados revolucionarios”. Sin duda, las revoluciones científicas sentaron las bases de la ciencia moderna, en especial de la astronomía, la biología, la medicina y la química, y su estudia queda delegado a los pensadores epistemólogos que sean capaces de ver la ciencia desde un punto de vista externo a la época en la que viven, es decir, anacrónicamente, estudiando el antes, el durante y el después de los hechos. Si esto no fuera así, ¿cómo saber si el mismo epistemólogo no se encuentra inmerso en el paradigma del momento? El filósofo de la ciencia debería darse de cuenta de ello y poder escribir y pensar “desde fuera”.
En épocas contemporáneas, Mario Bunge (físico, filósofo y humanista argentino, nacido el 21 de septiembre de 1919, ganador del Premio Príncipe de Asturias en 1982) es un gran expositor de la epistemología. En cuanto a su texto “Epistemología, curso de actualización”, del año 2002 (Ver Bibliografía), Bunge explica que la filosofía de la ciencia o epistemología, es la rama de la filosofía que estudia la investigación científica y su producto, el cual es el conocimiento científico. Inicialmente, detalla, la epistemología era estudiada por filósofos, matemáticos y científicos sin gran preparación científica. Sin embargo, cultivaron la filosofía pensando en problemas de gran importancia, de mayor envergadura de los que, quizás, hoy en día contemplamos con autores modernos.

Bunge plantea en su texto La nueva epistemología propone abordar los siguientes problemas: lógicos, semánticos, gnoseológicos, ontológicos, éticos y estéticos. De esta forma la epistemología podrá realizar contribuciones a la ciencia. El filósofo de la ciencia alejado de la problemática científica de su tiempo puede ser útil estudiando algunas ideas científicas del pasado. El epistemólogo atento a la ciencia de su tiempo puede ser aún más útil, ya que puede participar del desarrollo científico, aunque sea indirectamente, al contribuir a cambiar positivamente el trasfondo filosófico de la investigación, así como de la política de la ciencia. En particular, el epistemólogo casado con la ciencia y con las herramientas formales de la filosofía contemporánea.”

Por otra parte, y del mismo autor que La nueva epistemología, el texto La ciencia: su método y su filosofía intenta realizar una reflexión acerca de un punto más amplio que el comentado en párrafos anteriores. Dedica sus páginas al estudio de la ciencia en sí, haciéndose preguntas sobre qué es la ciencia, escapando entonces del análisis puramente enfocado al pasado de la epistemología. Es decir, caracteriza el conocimiento científico y la investigación científica tal como es concebido en la actualidad.
Mario Bunge comienza: “Mientras los animales sólo están en el mundo, el hombre trata de entenderlo. Por medio de la investigación científica, el hombre ha alcanzado una reconstrucción conceptual del mundo que es cada vez más amplia, profunda y exacta. La ciencia como actividad (como investigación) pertenece a la vida social; en cuanto se la aplica al mejoramiento de nuestro medio natural y artificial, a la invención y manufactura de bienes materiales y culturales, la ciencia se convierte en tecnología”. Diferencia dos tipos esenciales de ciencias: la ciencia formal y la ciencia fáctica. La ciencia formal tiene como objeto de estudio lo ideal. Los enunciados consisten en relaciones entre signos y para demostrar los teoremas se utiliza la lógica. Por otro lado, la ciencia fáctica tiene como objeto de estudio lo material. Los enunciados se refieren en su mayoría a entes extracientíficos (sucesos y procesos). Para confirmar sus conjeturas necesitan de la observación y/o experimentación. Sabemos que las ciencias fácticas involucran ciencias cuyas tareas se resumen en estudiar la naturaleza: las sustancias, su estructura, sus propiedades y reacciones y las leyes que rigen estas reacciones, etc. Para alcanzar ese objetivo, la investigación científica en particular se lleva a cabo habitualmente por medio de un método científico, término tratado por Bunge. Consta de una serie de pasos o etapas que comienza con la observación y el consiguiente planteo de un problema que luego será investigado. Una vez planteado el problema se procede a la recopilación de datos que se relacionen con el tema investigado. Con todo ello se construye una posible explicación o respuesta del problema (esto es la hipótesis, cuya veracidad o falsedad será puesta a prueba por medio de la experimentación). Tratada la experiencia, se enuncia una conclusión y una ley o teoría científica que será la solución al problema planteado desde el principio.

Resultado de imagen para mario bunge
Mario Bunge (Nacido en 1919)

  Sabiendo ello y las características previamente dichas, Bunge caracteriza las ciencias fácticas mediante los siguientes ítems:

1) El conocimiento científico es fáctico: parte de los hechos, los respeta hasta cierto punto, y siempre vuelve a ellos.
2) El conocimiento científico trasciende los hechos: descarta los hechos, produce nuevos hechos, y los explica.
3) La ciencia es analítica: la investigación científica aborda problemas circunscriptos, uno a uno, y trata de descomponerlo todo en elementos (no necesariamente últimos o siquiera reales).
4) La investigación científica es especializada: una consecuencia del enfoque analítico de los problemas es la especialización.
5) El conocimiento científico es claro y preciso: La claridad y la precisión se obtienen en ciencia de las siguientes maneras:
                a) los problemas se formulan de manera clara; lo primero, y a menudo lo más difícil, es distinguir cuáles son los problemas.
                b) la ciencia parte de nociones que parecen claras al no iniciado; y las complica, purifica y eventualmente las rechaza.
                c) la ciencia define la mayoría de sus conceptos.
                d) la ciencia crea lenguajes artificiales inventando símbolos (palabras, signos matemáticos, símbolos químicos, etc.
                e) la ciencia procura siempre medir y registrar los fenómenos.
6) El conocimiento científico es comunicable: no es inefable sino expresable, no es privado sino público.
7) El conocimiento científico es verificable: debe aprobar el examen de la experiencia.
8) La investigación científica es metódica: no es errática sino planeada. Los investigadores no tantean en la oscuridad: saben lo que buscan y cómo encontrarlo.
9) El conocimiento científico es sistemático: una ciencia no es un agregado de informaciones inconexas, sino un sistema de ideas conectadas lógicamente entre sí.
10) El conocimiento científico es general: ubica los hechos singulares en pautas generales, los enunciados particulares en esquemas amplios.
11) El conocimiento científico es legal: busca leyes (de la naturaleza y de la cultura) y las aplica. El conocimiento científico inserta los hechos singulares en pautas generales llamadas “leyes naturales”o “leyes sociales”.
12) La ciencia es explicativa: intenta explicar los hechos en términos de leyes, y las leyes en términos de principios.
13) El conocimiento científico es predictivo: Trasciende la masa de los hechos de experiencia, imaginando cómo puede haber sido el pasado y cómo podrá ser el futuro.
14) La ciencia es abierta: no reconoce barreras a priori que limiten el conocimiento. Si un conocimiento fáctico no es refutable en principio, entonces no pertenece a la ciencia sino a algún otro campo.
15) La ciencia es útil. La utilidad de la ciencia es una consecuencia de su objetividad; sin proponerse necesariamente alcanzar resultados aplicables en nueva tecnología, la investigación los provee a la corta o a la larga.
 
Para conocer más sobre el método científico (Nivel: Secundaria), ingresá en http://www.ensambledeideas.com/metodocientifico/

 
El método científico, no obstante, no es seguro; pero es intrínsecamente progresivo, porque puede autocorregirse: necesita de la continua comprobación de los puntos de partida, y requiere que todo resultado sea considerado como fuente de nuevas preguntas e hipótesis.
“Siempre debe considerarse que en filosofía científica todo es problemático: todo conocimiento fáctico es falible (pero perfectible), y aun las estructuras formales pueden reagruparse de maneras más económicas y racionales.
Los partidarios del método científico no deben apegarse obstinadamente al saber, ni siquiera a los medios consagrados para adquirir conocimiento, sino que debe adoptar una actitud investigadora”, narra Bunge.
 
Bibliografía: Bunge, Mario. La ciencia. Su método y filosofía. “¿Qué es la Ciencia?”.

Conoce los blogs de Ensamble de Ideas

Review Deportivo: Nuestro blog dedicado a recordar lo mejor del deporte nacional e internacional de los últimos tiempos: Fútbol, rugby, tenis, automovilismo y mucho más.



Hendidura Teatral Nuestro blog de teatro independiente, con entrevistas, notas y críticas exclusivas



Antologías literaria El blog de cuentos y poesías de autores independientes.



Arte GeDav Nuestro blog dedicado a la tecnología aplicada a la música, con las mejores mejor de las puestas escénicas contemporáneas de Latinoamérica.



Discrepancias y cuestionamientos: El blog de filosofía que la da una vuelta de tuerca a las cosas.



Educación El blog mas importante de América Latina referido a la educación, con 400 artículos de distintas materias que te ayudará con tus trabajos, estudios e investigaciones





Visita nuestro canal de Youtube haciendo click aquí. No te olvides de seguirnos en nuestras redes para más curiosidades, artículos de educación e información actualizada sobre todo lo que necesitas de cada disciplina educativa de Ensamble de Ideas.

Print Friendly, PDF & Email