Entrevista a Rafael Curci:

¿Necesitas ayuda con tus tareas?

Suscríbete a nuestro nuevo canal de Youtube haciendo click aquí. ¡Te va a servir muchísimo!

¨Entiendo el arte de los títeres como un oficio. De nada sirve que tenga un personaje en mente o una idea en mi cabeza si no la puedo traducir y materializar con mis manos¨

Rafael Curci

Desde Hendidura Teatral pudimos llegar a contactar al gran titiritero; Rafael Curci; un PROFESIONAL con mayúsculas del arte, el cual como bien nos va a comentar luego, no se conforma con lo logrado por los titiriteros al día de hoy, sino que busca además traspasar el límite alcanzado, salir del lugar de comodidad e ir en busca de una nueva frontera.

Agradecemos a Rafael Curci por su generosidad y dedicación para con nuestras inquietudes y preguntas acerca del mundo de los títeres y les compartimos ya mismo dicha entrevista para que disfruten los conceptos expuestos por él tal cual lo hemos hecho nosotros.

Entrevista a Rafael Curci

Hendidura Teatral (HT): Si bien el género viene evolucionando e incorporando nuevas formas, ¿no te parece que por momentos se muestra un tanto reiterativo, ingenuo y complaciente?

Rafael Cursi (R.C): Hay de todo y para todos los gustos. Como género lo percibo por momentos como algo excesivamente estrecho y perimetral. A veces pasa una década o más hasta que algunos artistas deciden asumir ciertos riesgos y desafíos. Algo los impulsa a pasarse de la raya, a salirse de lo ya transitado y recorrido. Entonces se largan a experimentar, a probar, a arriesgar, a saltar el borde de ese perímetro conformado básicamente por los propios artistas que nos precedieron y que tenemos como referentes. De ellos heredamos su impronta y buena parte de su legado que se traduce en los distintos formatos y las técnicas de animación que hasta el día de hoy utilizamos. Estas variantes y modalidades a la hora de representar con títeres son siempre efectivas, aprobadas por todos y bien consensuadas. Y con el correr de los años, fueron creando hábitos, fórmulas y sistemas que garantizan su efectividad, consumo, circulación y aprobación.

Ahora bien, estos cánones se enraizaron tanto como se extendieron, hasta conformar un perímetro prácticamente infranqueable cuyos preceptos, formatos y especificidades ponen en práctica casi todos los titiriteros. Estos criterios, las distintas prácticas y modalidades terminan conformando un perímetro. Dentro de éste perímetro se acepta y se toma como viable y admisible todo lo que ya está dado como entendido y aceptado, todo lo correctamente expuesto y formalizado, todo lo que ya fue consentido y abalado por el público y por las distintas generaciones de artistas que nos precedieron.

Lejos de crecer o de expandirse, estos esquemas operativos terminan generando una especie de estancamiento y de repetición, esa rara mezcla de inercia y apatía que provoca todo lo que no se revisa, lo que no se cuestiona ni se confronta. Todo esto le da forma y sustancia a ese perímetro seguro y confortable que a la larga se vuelve perjudicial. Pero claro, por suerte disponemos de unos cuantos artistas inquietos e inconformistas que se salen contantemente de los perímetros establecidos y se arriesgan a la caída y al porrazo, a la desolación y al fracaso. Muchas veces vuelven derrotados, cabizbajos, frustrados, tristes y machucados. Y otras veces, muy de vez en cuando, consiguen resistir e imponer sus propuestas que casi siempre aportan aires frescos y brisas renovadas, ideas, planteos y tramas originales que incluyen puestas en escenas temerarias y arriesgadas, capases de captar la atención tanto de los artistas como de nuevos y potenciales espectadores, las dos cosas al mismo tiempo. Las cajitas lambe- lambe y el teatro de sombras pegaron un salto cuantitativo estos últimos años, a tal punto que hoy tienen circuitos de circulación y festivales propios, realizan muestras, talleres de intercambio y capacitación y disponen de profesionales capacitados en las distintas áreas que los conforman.

HT: Hace unos días te escuchamos decir acerca de la importancia de la intuición del titiritero…

R.C.- Es fundamental para cualquier artista y también para el titiritero. La intuición es la habilidad para conocer, comprender o percibir algo de manera clara e inmediata, sin la intervención de la razón. En el teatro de títeres lo traduzco como un pulso, un toque espontáneo y vital a la hora de crear, definir e incluso actuar, que a su vez genera una secuencia o cadena de pulsiones. Esas pulsiones son la que provocan el “efecto vida” en el títere. El buen titiritero las detecta, las pule y las ordena para darle forma y sustancia a su discurso escénico.

HT: También definís a los titiriteros como un oficio a largo plazo; ¿Por qué?

R.C- Entiendo el arte de los títeres como un oficio. De nada sirve que tenga un personaje en mente o una idea en mi cabeza si no la puedo traducir y materializar con mis manos. Y no solo eso, ya que una vez modelada tengo que hacer que esa figura se inserte en el plano de la ficción, en un género teatral altamente codificado y específico que a su vez requiere y demanda una serie de saberes, procedimientos y funciones que hay que asumir, llevar adelante y concretar. Entiendo que oficiar como titiritero implica -entre otras cosas-, criterio, pasión y sensibilidad, destreza manual, perseverancia, imaginación, práctica constante, conocimientos de diseño, de dramaturgia, de pintura, música, escultura, actuación…Y también un considerable esfuerzo físico, ya que cargamos sobre nuestra espalda con todo eso que imaginamos primero y luego materializamos, porque ese es el medio que elegimos para ganarnos el pan nuestro de cada día. Hoy por hoy muchos titiriteros sostienen que no son necesarios todos esos conocimientos para oficiar como titiritero ya que podés pedirle a alguien que te escriba o adapte una obra, o te construya el retablo y también los muñecos. En cambio para mí esos saberes son fundamentales, ya que la conjunción de todos ellos en un mismo individuo son los que lo definen como titiritero y le dan sustancia, carácter e idoneidad a su trabajo, además de conferirle un toque y un estilo único y personal a las distintas propuestas artísticas que intenta llevar adelante. En lo personal, siento placer y no sufro en absoluto el hecho de asumir todas esas tareas y funciones. No me angustia para nada perderme en esos berenjenales que hay que sortear cuando intentamos llevar adelante una puesta en escena con títeres u objetos. A mí me gusta escribir, modelar las cabezas, inventar articulaciones, coser los vestuarios, diseñar y construir el espacio escénico, imaginar, jugar, actuar, dirigir… Y cuando algo se me va de las manos, no sé cómo resolverlo o me supera, pido ayuda. O tomo un curso con un maestro y aprendo a hacerlo para resolverlo. Por eso digo que es un oficio que se va perfeccionando y afinando con el tiempo y a muy largo plazo, de acurdo a las inquietudes, necesidades y posibilidades de cada uno.

“A mí me gusta escribir, modelar las cabezas, inventar articulaciones, coser los vestuarios…” – Rafael Curci

HT: ¿Qué significa el efecto “Disney” y cuando se produce en el denominado teatro de objetos?

R.C- Se trata del objeto colocado en escena que simula una figura recreando sus formas, apariencia y comportamientos. Con tales propósitos el objeto suele ser intervenido, alterado o bien acoplado a otros para inducir y provocar distintas lecturas análogas según el aspecto y la apariencia de lo que se pretende personificar (pájaros, peces, animales en general, personas, etc.). Las formas más recurrentes recrean esquemas antropomorfos o zoomorfos y son animados de manera mimética, es decir, imitando o simulando la cosa que quiere ser representada. Sabiamente combinados y evitando los excesos, los objetos mimetizados se muestran atractivos y hasta fascinantes, activando la imaginación del espectador y, al mismo tiempo, aportando una sugestiva y variada riqueza semántica en términos de cualidad y expresión. Sin embargo, cuando son forzados al extremo de agregársele rasgos y detalles excesivos, (ojos, cabello, boca, etc.), cuando son forzados a lucir vestimentas colorinches y accesorios rimbombantes, o a declamar con falsetes o voces gangosas una parrafada de clichés, cantitos y frasecitas de moda, suelen provocar un efecto contraproducente. Ese es el efecto “Disney”. Esas hibridaciones que sufren los objetos, cuando son excesivamente explícitas y no dejan lugar a la fantasía, a la imaginación de la platea, los precipitan al grado de la infantilización simplona y pacata. Sería más efectiva y contundente en esos casos la presencia de un títere correctamente construido, articulado y manipulado que la de un objeto intervenido y degradado al extremo.

HT: Las personas suelen relacionar a los titiriteros con el público infantil; ahora bien… ¿Cómo se hace para atraer la atención de ese público (y personas adultas también) en un mundo dependiente de las pantallas y que mismo tiempo quiere todo al instante?

R.C- Se produjeron muchos cambios en estos últimos tiempos. La tecnología es una herramienta útil e indispensable para la época en que vivimos, pero su consumo en exceso provoca ensimismamiento, desgano, aislación, desinterés, desconexión de la realidad y apatía, entre otras cosas. Antes el espectador de teatro “expectaba”, es decir, permanecía atento y expectante a los acontecimientos que se iban sucediendo en el escenario. Ahora la cosa cambió radicalmente. Cada vez son más los espectadores que les resulta prácticamente imposible desconectarse de la virtualidad por 50 minutos para asistir un espectáculo. Es como si no pudieran prescindir en ningún momento del opiáceo virtual. Es una droga que los chupa, los consume, los vuelve adictos y los anula. En los recitales de rock el público asiste a una banda en vivo pero a través de la pantalla de su propio celular, mientras graba el evento y saca fotos. Los artistas están presentes en el escenario haciendo un soberano show delante de una platea que los observa a través de la pantalla de sus celulares, con el brazo en alto y siempre atentos de no perder el foco ni el encuadre. Convierten un concierto o cualquier espectáculo en vivo en un “streaming” privado e individual sin reparar que son parte de una muchedumbre desbordante que colma un estadio de futbol. Todos estos cambios y alteraciones afectan lo cotidiano, nuestro día a día. Altera o invalida nuestros viejos hábitos y al mismo tiempo estimula nuevas y perniciosas costumbres.

HT: Has escrito varios libros; entre ellos; Dialéctica del titiritero en escena, De lunas y estrellas, De los objetos y otras manipulaciones, El titiritero en escena y varias publicaciones más… Pero se viene un nuevo libro ¿es así?

R.C- Me quedó pendiente la presentación del libro Biobjetos en escena que se iba a lanzar en el mes de mayo pasado y que se suspendió por causa de la pandemia y el cierre de fronteras. En este período pandémico escribí dos libros más, Demiurgia de la materia y Misericordia Campana, este último en colaboración con mi amiga Susanita Freire. La irrupción de Misericordia Campana como figura principal de un incipiente teatro de títeres montevideano del siglo XIX decididamente inaugural, espontáneo y popular constituyó un acontecimiento extraordinario y sorprendente que merecía ser considerado y estudiado a fondo. Y con Susanita Freire nos tomamos ese trabajo. Éste último libro examina de manera detallada y minuciosa a ese personaje y a toda la comparsa de fantoches que lo acompañaba, y también indaga en la vida del negro Ambrosio Camariñas, campanero de la Iglesia Matriz y de San Francisco quien habría inspirado en vida a este singular personaje. Esta troupe de muñecos bullangueros tuvo cierta repercusión y singular resonancia en la capital montevideana 170 años atrás y que, a propósito de este estudio, los hemos dado en llamar Títeres Arcaicos Montevideanos.

Rafael Curci
Biobjetos en escena de Rafael Curci

Agrademos una vez más a Rafal Curci y les acercamos sus redes y canal de YouTube para que puedan disfrutarlo aún más. Nosotros, desde Hendidura Teatral se lo recomendamos totalmente a todos aquellos que quieran aprender aún más de él y sus títeres.

REDES SOCIALES DE RAFAEL CURCI

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCtbYGG5x4J3jwlPji9qzWwg?view_as=subscriber

Instagram: https://www.instagram.com/rafacurci63

Facebook: https://pt-br.facebook.com/rafael.curci  

Mail: tallercurci@gmail.com

Si te gustó esta entrevista a Rafael Curci puedes dejarnos un comentario debajo. También puedes compatirla en tus redes sociales.


Enlaces Relacionados

Últimos post de Hendidura Teatral

Entrevista a Rafael Curci – Hendidura Teatral – Otro blog de Ensamble de Ideas – Copyright MMXX

Rafael Curci

Conoce los blogs de Ensamble de Ideas

Review Deportivo: Nuestro blog dedicado a recordar lo mejor del deporte nacional e internacional de los últimos tiempos: Fútbol, rugby, tenis, automovilismo y mucho más.



Hendidura Teatral Nuestro blog de teatro independiente, con entrevistas, notas y críticas exclusivas



Antologías literaria El blog de cuentos y poesías de autores independientes.



Arte GeDav Nuestro blog dedicado a la tecnología aplicada a la música, con las mejores mejor de las puestas escénicas contemporáneas de Latinoamérica.



Discrepancias y cuestionamientos: El blog de filosofía que la da una vuelta de tuerca a las cosas.



Educación El blog mas importante de América Latina referido a la educación, con 400 artículos de distintas materias que te ayudará con tus trabajos, estudios e investigaciones





Visita nuestro canal de Youtube haciendo click aquí. No te olvides de seguirnos en nuestras redes para más curiosidades, artículos de educación e información actualizada sobre todo lo que necesitas de cada disciplina educativa de Ensamble de Ideas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *