La última actualización de esta entrada fue hecha el 21 febrero, 2022 por Julián Spadaro

Introducción a la inmunidad celular

Las células T, al igual que los antígenos secretados por las células B, tienen que reconocer y trabarse a una gama casi ilimitada de antígenos. Estos poseen receptores cifrados por segmentos génicos similares. Mecanismos de la reordenación de segmentos génicos crean también receptores de las células T. Éste se encuentra solo en la superficie celular y únicamente reconoce los antígenos que estén unidos a una molécula especializada sobre otra célula diferente.

La inmunidad celular y la inmunidad humoral en los tiburones y rayas

En el pasado, creyeron que la inmunidad celular precedió a la inmunidad humoral. El rechazo de un injerto de piel en los tiburones sugería que la inmunidad celular no era consistente y carece de especificidad. Varios observadores rechazaron que los tiburones posean células T.

Para someter a prueba esta hipótesis, se dispuso de la reacción en cadena de las polimerasas (PCR, por sus siglas en inglés), técnica capaz de producir millones de copias de un fragmento de ADN, proceso que produjo un gran numero de genes codificadores de receptores de células T. Se logró hallar en el tiburón cuatro clases de receptores de antígenos propias de las célula T de los mamíferos. Esto entrañaba una compleja diversidad pareja a la de su contrapartida humana.

la inmunidad celular en tiburones
Los genes que determinan los receptores de células T no han sufrido cambios importante desde hace 450 millones de años.

El sistema de genes codificadores de anticuerpos y receptores de antígenos podrían haber derivado de un antepasado común que se asemejara mucho más al último. También habría existido un antepasado del estilo gen de anticuerpo a partir del cual surgieron ambas categorías de sistemas genéticos. Conforme avanza la caracterización del genoma de los tiburones y sus parientes cercanos, como las rayas, van apareciendo agregados de genes. Los genes de estos agregados experimentan una tasa altísima de mutaciones.

Otros trabajos insinúan que, a lo largo del curso evolutivo, genes del sistema inmunitario procedentes de distintos agregados se hallan mezclado y solapado entre sí. La agrupación de segmentos1 (esencialmente idénticos y repetidos una y otra vez en diversos cromosomas, junto con otros rasgos exclusivos de la genética del tiburón) aporta los medios para la rápida evolución de nuevas familias de moléculas de receptor. En mamíferos, la duplicación de segmentos de genes se ha conseguido a costa de introducir y mantener un número significativo de elementos genéticos carentes de función. En tiburones y rayas, son infrecuentes los elementos no funcionales y no tardan en eliminarse del
genoma.

Como supervivientes de una línea evolutiva muy antigua, quizás sean tiburones y rayas los únicos eslabones que nos unan con los orígenes lejanos de la inmunidad de células T y B.

Si te sirvió este artículo te invitamos a que la compartas con tus compañeros y amigos, seguramente a ellos también les será de utilidad. Asimismo, si lo deseas, puedes dejarnos un comentario, sugerencia o consulta debajo de este post.

Te invitamos también a que nos acompañes con tu suscripción a nuestro canal de YouTube. En él encontrarás cientos de tutoriales educativos y más.

Inmunidad celular: ¿emparentados con tiburones y rayas? – Ensamble de Ideas,fácil de entender, fácil de aprender – Copyright MMXXII

Como profesionales de la educación y editores de Ensamble de Ideas creemos en la educación pública y gratuita, y que el conocimiento debe estar al alcance de todos. Asimismo mantener de manera gratuita Ensamble de Ideas nos genera varios gastos de mantenimiento, que con una pequeña donación voluntaria nos ayudaría a cubrir parte de los mismos, a así poder seguir brindándote los mejores artículos para tus estudios o investigaciones.

Print Friendly, PDF & Email
  1. V, D1, D2, J

¿Necesitas ayuda con tus tareas de ciencia y economía?

Suscríbete a nuestro nuevo canal de Youtube haciendo click aquí. ¡Te va a servir muchísimo!

Deja una respuesta