MODELOS ATÓMICOS

MODELOS ATÓMICOS

5 febrero, 2017 0 By Ensambledeideas

Un poco de historia:

Hacia el siglo V a. C., los filósofos griegos admitieron, al observar los distintos hechos de la materia, la discontinuidad de la misma, es decir que se encuentra formada por pequeñas partículas, manteniendo la idea de que esa porción indivisible de la materia era indestructible, completamente sólidos. Esta pequeñísima fracción de la materia se llamó átomo1. Se pueden mencionar a Demócrito y a Leucipo entre los sabios que postularon esta idea.

Recién a principios del siglo XIX, un químico inglés (John Dalton2) puntualizó la teoría atómica con sus principios fundamentales. Observen:

  • La materia no es continua, sino discontinua.
  • La materia está compuesta por pequeñísimas partículas incapaces de dividirse a las que se llamó átomos.
  • Aquellos átomos que pertenecen a diferentes elementos son desiguales entre sí. Es decir, los mismos poseen distinto volumen y distinta masa.
  • Aquellos átomos que pertenecen a iguales elementos, en cambio, son iguales entre sí.
  • Los átomos de las sustancias compuestas se encuentran formados por la unión de átomos de diferentes elementos (a los que llamó átomos compuestos, y no moléculas).
  • Los átomos no se crean ni se destruyen, sólo modifican su disposición cuando se combinan dos sustancias en un número entero de los mismos.
  • Entre los átomos existía espacio vacío por donde dichos átomos ellos se movían. Esta idea, no obstante, fue considerada muy innovadora y exótica para la época.

En la actualidad, se considera que un átomo es la menor fracción de materia capaz de combinarse, creando moléculas, por fuerzas internas que los une. Veamos en las próximas hojas algunos conceptos que amplían nuestra información.

CONSIDEREN ESTO:

Los pensadores de la época –contemporáneos a las ideas de Demócrito y luego del sabio Aristóteles– creían que todo el universo estaba constituido por diferentes uniones de cuatro únicos elementos: el agua, la tierra, el aire y el fuego; luego se agregó el llamado éter, como constituyente del firmamento celestial.

Tiempo después de las ideas de Dalton, ciertos descubrimientos modernistas (como la electricidad), incitaron a los científicos de la época a opinar que el átomo no era indestructible ni indivisible como se creía (es decir, que se suponía que el interior de ellos existían partículas aún más diminutas).

Joseph J. Thomson3 descubrió en 1897 partículas subatómicas con carga eléctrica negativa, que fueron denominadas electrones (e). Esto significaba que deberían existir partículas con carga eléctrica positiva que compensara la carga negativa de la materia que recientemente se había hallado. Pocos años después, un químico inglés propondría la existencia de ellas.

No obstante, hasta el momento, el físico inglés expuso en 1898 un modelo que explicaría la apariencia de los átomos. El modelo atómico de Thomson, que sería conocido posteriormente como el “modelo del budín inglés” o “modelo del budín de frutas”, aparentaba ser una esfera sólida, con las partículas subatómicas de carga negativa introducidas en ella.

Por experimentaciones, en 1911 Ernest Rutherford4 planteó la presencia de esas partículas (eléctricamente positivas) a las que llamó protones (p+), pues ocurrían ciertos hechos que eran inexplicables si estos no existían. Además de lo dicho, sostuvo también que la masa de los electrones era insignificante con respecto de la masa de los protones y que el diámetro nuclear era muy reducido comparado con el del átomo en su totalidad (entonces, la mayor parte de esta porción mínima de materia, debería ser, simplemente, vacío). Así también como Thomson había creado su modelo atómico, Rutherford postuló el suyo, que luego fue modificado por nuevos descubrimientos.

Recién en el año 1932, el físico Niels Bohr5 presentó que los electrones se podían mover en determinadas órbitas, y que poseían la capacidad de saltarlas al adquirir o otorgar energía. Fue por ello que el físico danés propuso también un nuevo modelo atómico, que (al igual que los otros) debió ser modificado a medida que se descubrían nuevos hechos.

Diecinueve años después, Rutherford y James Chadwich6 realizaron un hallazgo importante para la química moderna: otras partículas, eléctricamente neutras, a las que denominaron neutrones.

(Visitado 94 veces, 1 visitas en el día de hoy.)
  1. La palabra átomo proviene del griego átomos; de a (privación), y témno (cortar, dividir).
  2. Físico y químico inglés (1766 – 1844).
  3. Físico inglés (1857 – 1940)
  4. Químico inglés (1871 – 1937)
  5. Físico danés (1885 – 1962)
  6. Físico inglés (1891 – 1974)