¿Cómo debe ser la NUTRICIÓN EN LA ADOLESCENCIA, EL EMBARAZO Y LA TERCERA EDAD?

¿Cómo debe ser la NUTRICIÓN EN LA ADOLESCENCIA, EL EMBARAZO Y LA TERCERA EDAD?

0 Por Ensambledeideas

Imprimir Artículo
Todos sabemos de la importancia de una buena nutrición, pero ¿cuáles son los verdaderos requerimientos nutricionales que tenemos a medida que vamos creciendo con el tiempo? En este artículo de Ensamble de Ideas, te comentamos todo lo que necesitas saber sobre la nutrición en las diferentes edades, comenzando por la adolescencia.


Imagen de uso libre

La importancia de una dieta basada, en mayor parte, en vegetales es fundamental para los adolescentes.

La adolescencia es un período donde, sin duda, existen cambios que pueden fácilmente verse a simple vista: desde crecimiento en la masa ósea y muscular (como sucede por sobre todo en varones) hasta el aumento en la proporción de la grasa corporal (como sucede habitualmente en las mujeres). Una dieta equilibrada es fundamental en esta etapa, pues los cambios suelen ser muy rápidos. El calcio, el hierro y el cinc son los minerales de mayor importancia. El 50% de la energía total diaria debe provenir de hidratos de carbono; un 30% debe provenir de los lípidos; un 20% debe provenir de las proteínas.

Por otro lado, es hora de hablar de las embarazadas. Es evidente que la demanda de nutrientes es mucho mayor en ellas, pues el cuerpo de la madre debe proporcionar las biomoléculas necesarias para que el feto se desarrolle sanamente. Por ejemplo, aumenta la necesidad de consumir una buena (pero no en exceso) cantidad de proteínas, las cuales proporcionan materiales para sintetizar (es decir fabricar) los tejidos maternos y del feto. Las vitaminas C, D y E son altamente necesarias pues su deficiencia puede producir alteraciones en el desarrollo del feto. ¿No sabes dónde hallar estos nutrientes? Te invitamos visitar nuestro artículo relacionado sobre vitaminas para más información. El calcio y el hierro son también fundamentales para el buen desarrollo del niño por nacer. Las embarazadas deben consumir unas 600 kcal más de lo que usualmente consumían en el tercer trimestre de gestación.

Imagen de uso libre

No está de más aclarar que, durante el embarazo, se requiere mayor cantidad de oxígeno, por lo que suele aumentar el ritmo cardiorespiratorio de la mujer.

Por último, terminaremos hablando de las personas con mayor experiencia de vida: nuestros queridos ancianos. El envejecimiento viene acompañado de una reducción de la masa muscular y algunos órganos suelen alterar su funcionamiento. Hay una sencilla explicación para esto: los procesos catabólicos (aquellos en los que se degradan sustancias complejas en otras más simples) suelen darse más rápidamente que los procesos anabólicos, que son las reacciones de síntesis de sustancias complejas a partir de sustancias más simples. Esto, claro está, trae sus consecuencias (como la pérdida de células y deterioro del organismo). El requerimiento de energía es menor pues las actividades metabólicas y físicas decaen. Es por esto que la dieta de un anciano debe ser reducida en lípidos, pues estos tienen una gran cantidad de energía, pero debe presentar una buena cantidad de proteínas y algunos minerales y vitaminas.

Imagen de uso libre

No olvidemos que la alimentación en los humanos involucra aspectos biológicos, sociales y culturales. Sin embargo, prestar atención a los requerimientos nutricionales es importantísimo para tener una buena salud en cada momento de nuestras vidas.

(Visited 38 times, 1 visits today)