LOS PROCESOS CATABÓLICOS Y LOS PROCESOS ANABÓLICOS

LOS PROCESOS CATABÓLICOS Y LOS PROCESOS ANABÓLICOS

14 marzo, 2018 0 By Ensambledeideas

Llamamos metabolismo celular al conjunto de reacciones químicas que ocurren dentro de las células. ¿Pero qué tipo de procesos podemos hallar? La respuesta a esta pregunta es muy sencilla:

PROCESOS ANABÓLICOS

Ocurre cuando la célula sintetiza sustancias complejas a partir de sustancias simples. ¿Así de fácil? Sí, las células lo hacen a partir de sustancias que obtienen de medio externo. Quizás el siguiente esquema te ayude a comprenderlo:

A + B → C

¿Y cómo puede ayudarte eso? ¡Sencillo! Imagínate que la célula necesita “fabricar” la compleja sustancia “C”. Para ello, la sintetiza (es decir, la forma) a partir sustancias mucho más sencillas, que son “A” y “B”. ¿Aún no queda claro? Observa ahora el siguiente dibujo:

En el anabolismo, ocurre una reacción de síntesis, a partir del USO de energía.

Observamos que la partícula A reacciona con B, formando la partícula C, tal como expresábamos más arriba. En esta reacción de síntesis, se utiliza energía, por lo que el anabolismo requiere un gasto energético.

La fotosíntesis es un claro ejemplo de reacción anabólica, pues a partir de dióxido de carbono y agua se forma glucosa y oxígeno, usando energía (¿Cuál? ¡Claro! La energía solar). Es decir:

6 CO2 + 6 H2O → C6H12O6 + 6 O2


PROCESOS CATABÓLICOS

Ocurre cuando la célula degrada sustancias complejas en otras sustancias más simples. ¿Exactamente al revés que el proceso anabólico? Sí. En esta oportunidad, se libera energía en vez de usarse. Entonces, no hay gasto energético, sino que se obtiene energía a partir de la reacción de descomposición, según:

D → E +F

Obviamente, te mostraremos el siguiente dibujo:

En el catabolismo, ocurre una reacción de descomposición, liberándose energía.

Observamos que la partícula D, que es compleja, se “descompone” (o mejor dicho, se degrada) en dos partículas más sencillas (E y F), tal como expresábamos más arriba. La energía química presente en las uniones entre los átomos de la sustancia compleja D se libera. Esta energía, luego, puede ser aprovechada por la célula para realizar otras reacciones anabólicas que necesite.

Cuando ingieres alimentos, la saliva contiene una enzima (una proteína) que permite que las moléculas de los alimentos se descompongan en sustancias más sencillas de asimilar por el organismo, comenzando las reacciones químicas en la boca. Por ello, es muy importante masticar bien tu comida.


(Visitado 645 veces, 1 visitas en el día de hoy.)